viernes, 10 de agosto de 2012

Los juguetes mutantes de Sid










Soy de las que piensan que Toy Story es la mejor saga de animación que se ha hecho nunca. Todos hemos sido niños y por eso nos identificamos tanto con estas historias de juego y de juguetes.

Hace unos días tenía un debate curioso en casa, y os lo quiero plantear. ¿Es realmente Sid un niño malo? Entiendo que desde el punto de vista de un juguete sea como Godzilla, un monstruo carnicero, pero si me pongo en su lugar realmente pienso que es un niño feliz. A lo mejor me gano unos cuantos enemigos con esto. Pero pensad  ¿quien no ha hecho estragos con sus juguetes? ¿quien no ha pillado una tijera y ha dejado a su Barbie medio calva por eso de jugar a peluqueras o ha pintado sus muñecos con rotulador? Yo era una niña feliz, me encantaba jugar pero era el terror de las Nancys de mi época. La que no acabó calva, acabó "maquillada" de una manera muy original, con piercings o con vestidos hechos de trapos y basurillas. Mi hijo siempre ha sido muy aficionado a morderlo todo, con lo cual muchos de sus Playmobils están cojos, mutilados y amputados.Pero eso no quiere decir que sea un monstruo, si no que juega con ellos. Hay niños convencionales, que juegan con cada elemento de la forma "correcta", niños coleccionistas, que tienen montones de juguetes en perfectas condiciones porque en lugar de jugar los tienen de objetos de decoración y niños "destroyer" que destrozan los juguetes a base de usarlos. Ese es Sid. Un niño destrozón con un extra de imaginación, porque si es capaz de hacer esos inventos, ese niño es un puntazo. Qué queréis que os diga, yo prefiero un niño con esa imaginación  desbordante que uno que no juegue. Y los juguetes mutantes de Sid... los quiero para mi colección de monstruos


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST