sábado, 6 de abril de 2013

Análisis Hotline Miami, por Indieviduo.



Había una vez una rana apaciblemente sentada a las orillas de un río cuando, de repente, un escorpión se le acercó y le preguntó si le podía transportar a la otra ribera. La rana se negó en rotundo, argumentando que el escorpión le clavaría el aguijón en cuanto pudiese, a lo que él respondió que no fuese estúpida, que si le picaba ambos morirían ahogados. La rana dio esa respuesta por válida y aceptó ayudarle a cruzar el río, pero cuando iban por la mitad el escorpión le picó, provocando que la rana comenzara a hundirse, infectada por el veneno. Sabiendo su destino y el del escorpión le preguntó a éste por qué había hecho cosa semejante, a lo que él respondió: “Está en mi naturaleza.”


 Hotline Miami es un videojuego de acción desarrollado por la compañía Dennaton Games. Su aspecto es el de un juego retro de vista cenital, lo que os puede dar a intuir dos cosas acerca del juego: que probablemente sea un juego indie y que no nos encontramos ante un genérico juego de acción. Y en ambas estáis en lo cierto.


Al igual que en el cine arte en Hotline Miami es más importante la atmósfera de la película que la trama en sí, bebiendo así de películas como Fight Club o la más reciente Drive a la hora de crear una ambientación que mezcla lo enfermizo y lo cotidiano en un argumento tan vago e imprevisible que por momentos resulta surrealista y delirante. La historia (si así puede llamársele) nos pone en el pellejo de un tipo normal (sin nombre ni identidad, que clásico) que recibe extrañas llamadas en clave y que le llevan a cometer actos atroces. Sin saber quien le hace éstas indicaciones y custodiado por extrañas alucinaciones (que van desde charlas entre humanos con cabezas de animal hasta cadáveres que desaparecen sin dejar rastro) iremos desentrañando el misterio tras las siniestras llamadas. Si bien la premisa y el progreso de la aventura no son muy pomposos que digamos, cumplen su cometido: enganchar, invitar al jugador a descubrir qué demonios está pasando mientras trata algunos leitmotivs realmente vanguardistas dentro de los videojuegos, como la naturaleza de la violencia y otros temas acerca de la parte más oscura de la psique humana.

 
Con un estilo audiovisual que debe mucho a los ochenta, su música está formada por un buen puñado de canciones que, si bien encajan a la perfección con la temática del juego, no serán del gusto de todos. Su apartado artístico es increíblemente llamativo para un juego de estas características, es transgresor pero lleno de luces y colores, violento pero nada desagradable, un cóctel algo extraño pero que funciona a la perfección gracias a su uso de contrastes: la psicodelia de las visiones con el realismo de su violencia, lo oscuro de su propuesta con lo colorista de su aspecto…

Sin embargo hasta aquí el capítulo de las recomendaciones. Jugablemente, el juego se podría tildar de pésimo: es repetitivo hasta la saciedad, increíblemente frustrante en ocasiones y al menos a mí no me motivó para nada a la hora de avanzar en la trama o rejugarlo una vez acabada ésta (de eso se encarga la historia). No es nada cómodo ni agradable jugarlo ya que, en ocasiones, que tu plan aparentemente perfecto se venga abajo por una IA con un funcionamiento deficiente y puertas que se abren de forma repentina sin explicación alguna y que delatan tu posición pueden acabar cohibiéndote. Si bien es verdad que se le da al jugador cierta libertad de movimientos para jugarlo de forma sigilosa la mayoría de veces descartaremos esta posibilidad por aburrida y acabaremos liándonos a palos, en un combate nada llamativo y que ni siquiera cuenta con la posibilidad de protegerte. Y aquí tenemos todas las de perder: los creadores han apostado por el realismo, que a un único golpe los enemigos y nosotros podamos morir, sin importar si el arma utilizada es una escopeta o una sartén. Si hay algo que rescatar de este apartado es la “variedad” jugable que aporta el uso de máscaras, que nos darán según qué ventajas tácticas que podremos utilizar para tener algo de superioridad frente al estúpido pero imparable enemigo.


En conclusión, Hotline Miami es el clásico juego con muy buenas ideas que, sin embargo, no ha sabido poner de su parte, dejando así la sensación de que podría haber sido mucho más de lo que finalmente es. No es para nada un mal juego, las ocho horas que me ha dado a cambio de unos cuatros euros en las rebajas de juego indie de Steam me parecen bien amortizados, pero por nada más que por su argumento, que si bien no es genial, resulta lo suficientemente mórbido como para querer ver cómo continúa. 



Nota final: 6,5



Fuente(s): Google Imágenes, Wikipedia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST