sábado, 31 de agosto de 2013

Pacific Rim: Eme VS. Indieviduo.

Pacific Rim y Eme: Una de Robots mecha

Ayer fui al cine a ver Pacific Rim y salí encantada. Ultimamente procuro ir al cine lo más limpia posible, sin ver apenas trailers, sin leer críticas, con unos pocos datos de la película ya me vale. Prefiero ir así para no dejarme influenciar demasiado por lo que se mueve alrededor.


Tengo que decir que he disfrutado de la peli mucho. Si alguien no sabe qué película es, le haré una breve sinopsis:
 En la década del 2020 la Tierra es ataca por monstruos colosales a los que llaman Kaijus que provienen del fondo del océano, tal es su fuerza y tamaño que arrasan ciudades y territorios sin que la humanidad  pueda combatirlos con sus armas convencionales. Para luchar contra ellos construyen grandes robots llamados Jaegers (cazadores) comandados  por dos pilotos que tienen una gran conexión psíquica entre ellos con los que consiguen combatir a los Kaijus, pero los ataques cada vez son más frecuentes, y los monstruos cada vez son más fuertes.

Esta película está basada en la serie anime Evangelion, emitida  a mediados de los 90   que cuenta con varios spin off y películas, y está dirigia por Guillermo del Toro, cosa que se agradece un montón. Porque si hubiera sido una de factoría Spielberg o del creador de Avatares James Cameron os aseguro que hubiera sido un truño patriótico-los-yankis-somos-los-buenos y en este caso hay una internacionalidad que la acerca más a los animes clásicos donde habitualmente los personajes suelen ser de diferentes nacionalidades. Aquí la mayor parte de la acción ocurre en Hong-Kong que con su ambientación oriental, aún te recuerda más a esos animes.

Guillermo del Toro: Es un friki, no le da vergüenza reconocerlo y además se le nota mucho. Lo ha demostrado en casi todas sus películas y en esta ha puesto un mimo especial para que no sea una peli de robots simplemente, sino una peli con amor a ese género de robots mecha tan apreciado por los fans. Yo que soy de la generación que vimos Mazinger Z "de estreno" en la televisión he vuelto a sentirme como cuando tenía diez años, por momentos, y no me hubiera extrañado un ápice que en un momento dado el Gipsy Danger (Gitano Peligroso para los colegas) hubiera dejado soltar su mano de su enorme brazo al grito de "Puños fuera".

Los Kaijus: Influencia clarísima de los clásicos monstruos del cine como Godzila, Gamera, el monstruo de la Laguna Negra, King Kong, el Cracken, con toques de Parque Jurásico y pinceladas de Avatar.Yo esperaba algo más parecido a Cthulu viniendo de las profundidades marinas, pero el mundo Lovecraft en el cine tiene mala fortuna, será cosa de royaltis. El resultado final son una especie de colosos Pokémon más sorprendentes por su fuerza y tamaño que por su aspecto terrorífico.

Los Jaegers: Hermosos, enormes, antiguos... los robots de Pacific Rim no son esos robots modernos, estilizados y brillantes que uno podía esperar en una película de  este 2013 lleno de efectos y brillos propios del CGI más moderno. Tienen ese aire retro setentero y ochentero que les hace entrañables y a la misma vez colosales. Brillan, pero están llenos de ángulos y características de los mecha clásicos que me hicieron disfrutar tanto en mi niñez. Supongo que para  las nuevas generaciones resultan demasiado bastos, con toda la tecnología digital que hay hoy en día, pero es ahí donde se nota el amor por los detalles de Guillermo del Toro en ser fiel a sus primeros recuerdos de aquellos dibujo que veía  de pequeño. Aunque el hecho de que si el Jaeger se daña el humano que lo maneja sufra también dolor le resta muchísima capacidad de reacción, es un detalle que debería haberse mejorado, a mi parecer, en ese supuesto 2020 porque es un sinsentido.
.
Los protas: Charlie Hunnam y Rinko Kikuchi como los pilotos, Idris Elba como el Mariscal, Ron Pearlman  (no podía faltar)como el contrabandista, Charlie Day como el científico loco. No es que sean papelazos que digas que les van a dar un Óscar  por su actuación.

Hay algunas lagunas en el guión, una rivalidad de lo más tonta entre pilotos que ni siquiera se conocen por eso de que tiene que haber el bueno y el chulito, que en realidad no viene a cuento, algunos personajes que podía haber dado muchísimo juego en las batallas y que inexplicablemente se esfuman (una pena la verdad), un exceso de escenas épicas que se podían haber ahorrado, que en Braveheart quedaban bien pero aquí me sobraban mucho. Una peli llena de clichés que podría haber pasado sin pena ni gloria pero que las batallas entre Kaijus y Jaegers hace que perdones y disfrutes, con la mirada del niño que devoraba sus series favoritas. Yo me quedo con eso, que es lo que me hizo disfrutar un montón. Por cierto, tiene escena extra, por lo que es mejor esperarse a los créditos que además son muy chulos.






Pacific Rim e Indieviduo: Reseña cargada de mala leche. (Aquí el Gitano Peligroso soy yo.)
Al igual que mi compañera Eme, anteayer fui al cine a ver Pacific Rim y salí algo reticente respecto a la calidad del producto final que acababa de visionar. Intento ir al cine limpio: sin saber mucho sobre lo que dice la opinión general, sin haber prestado especial atención a tráilers y sinopsis y siendo consciente de que iba a ver un blockbuster de acción. Les juro que he hecho especial hincapié en esto último hasta el momento de escribir esta reseña, de veras.



Pero he de decir que la película me ha parecido una soberana tontería. Si alguien quiere leer una sinopsis que encuentro más acertada: dentro de un puñado de años (tampoco importa demasiado) unas criaturas extraterrestres salen de las profundidades del océano al más puro estilo The Host. Sí, seres alienígenas emergiendo del agua, para ser un poco transgresores y no hacerlos venir de más allá de las estrellas: que si se ha abierto una garganta interdimensional en una roca marina. Los bichos tienen mala leche y se ponen a destrozar ciudades clave del globo, por lo que la Humanidad deja sus rivalidades a un lado para unirse y crear robots grandotes con los que combatirlos.


Más que basada en la serie de animación japonesa Evangelion hace uso (una vez más) de una premisa bastante manida de la cual cambia un puñado de detalles para que no se note tanto. Dirigida por Guillermo del Toro, el mexicano más freak del cine blockbuster. Comparto con mi compañera el hecho de que se agradece que sea una película con un prisma más internacional que de patriótico americano. Cabe destacar que aún así el ejército americano es el que mantiene la esperanza en sus chiquillos hasta el último momento y que la mayoría de héroes que intervienen en los momentos decisivos son caucásicos, lo que diluye un poquitín lo anteriormente dicho.

Guillermo del Toro es un friki. Ha rodado genialidades como la escena del inframundo en Hellboy 2. ¿Qué le ha llevado a hacer un guión que es un retahíla de un tópico tras otro con lo anteriormente dicho como excusa para poner un par de peleas que quedan cool? Insisto, la película es firme candidata a una de las cintas con más clichés de las que un servidor ha visto. Si al menos fueran acertados y sirviesen para homenajear a los clásicos del género… pero no, hacen del guión algo estúpido y chorra: el héroe blanco con pasado oscuro que se ha retirado del trabajo en el que es el mejor y tiene la oportunidad de salvar el mundo, para subsistir en cualquier otro empleo, el  militar estoico pero que demuestra que tiene su corazoncito al salvar a una niña durante una de esas misiones, la pareja de científicos freaks, el compañero soberbio… la  película los tiene todos.
Los Kaijus y Jaegers se ven bonitos y espectaculares, sirven de sobremanera para que las escenas de acción sean satisfactorias. Sobre este punto no tengo quejas, porque el apartado tecnológico y artístico de la película es correcto, aunque sobre los primeros (y tratándose de Guillermo del Toro) pediría un poco más de originalidad.

Sobre los protagonistas… no considero que ninguno de los actores lo haga mal. Idris Elba es carismático, aunque mi favorito personal sea Ron Pearlman. El problema está cuando los personajes son tan estereotípicos como el guión: carecen de profundidad psicológica y desarrollo dramático, son meros títeres de movimientos previsibles con la mente vacía de contenido y llena de líneas con chistes estúpidos. Aparte dejo al ya mentado personaje de Ron Pearlman, Hannibal Chau (“Hannibal por mi personaje histórico favorito y Chau por mi segundo restaurante favorito en Brooklyn”), que es bastante molón.

Hay lagunas en el guión. Perdón, no: el guión es una laguna en sí misma. Eventos de la película justificados por una lógica irrisoria o que ni se llegan a explicar, cosas que directamente se inventan... un discurso épico de Idris Elba que da poco menos que pena, unas cuantas bromitas de humor infantiloide y una trama romántica de lo más forzada. Las relaciones entre los personajes son inconsistentes en muchos casos y además abusan de tópicos. Una película de clichés que pasa sin pena ni gloria por el hecho de que da demasiada importancia a un argumento bastante malo frente a lo que todos queremos ver: robots y aliens pegándose de hostias de lo lindo. Esas escenas funcionan, pero no te hacen ni perdonar ni olvidar la cantidad ingente de diarreas argumentales que padece la película. A pesar de ello, se deja ver y es entretenida. No me siento estafado, pues ya sabía que iba a ver eso: un blockbuster de acción.


Información e imágenes de Google y YouTube

domingo, 25 de agosto de 2013

Cosplay en familia


En octubre es el Salón del Manga de Barcelona,al que yo voy desde hace ya unos años con mis hijos y algunos amigos. Cada año preparamos los cosplays unas semanas antes de la fecha, y es de locos porque como lo dejamos siempre para el último momento al final siempre nos toca correr.



 Por mi jornada intensiva de trabajo me quedan las tardes libres y aprovechamos para ir haciéndolos en esos ratos.Pero a partir de este año las cosas cambian, me he matriculado en un grado medio de peluquería, y eso me supone que saldré de casa por la mañana y volveré por la noche.




La verdad es que no me quedará mucho tiempo libre y hemos preferido empezar ya. La temática del cosplay es del manga Shingeki no Kyojin (el ataque de los titanes). El que veis en la foto es de hace unos años en el que yo iba de Victoria Cindry y mi hija de Perona, dos "malas" de One Piece para participar en el cosplay grupal.


Hacer cosplay con tus hijos es de lo más divertido y yo recomiendo a todo el mundo que lo haga, en los eventos luce muchísimo ver a toda la familia con un cosplay temático, y aunque aquí no es lo más habitual cada vez se ven mas papás con sus peques en los salones. Aquí os dejo unos cuantos ejemplos de familias tematizadas. No me digáis que no lucen genial!












Fotos de Google y de :

domingo, 11 de agosto de 2013

Yarn bombing, bombardeos de hilo


Puede que muchos conozcáis el término Yarn Bombing  que es ni más ni menos que lo que dice el título de la entrada, bombardeos de hilo.


Y no es que se pongan a lanzar ovillos de lana a la gente como si no hubiera un mañana, sino un movimiento urbano como el del graffiti, que pretende llamar la atención sobre aspectos de la vida que nos rodea, eso sí, de forma mucho más ecológica, pues la lana no daña ni estropea sino más bien engalana.

Este arte callejero de lana nació en Holanda en 2004, para reivindicar que la lana no era cosa sólo de abuelas y que con unos cuantos toques de color y unos agujas se podía hacer de la frialdad de la cuidad algo mucho más acogedor y cálido y de forma ecológica. Rápidamente la idea cuajó, y en Alemania, EEUU, Canadá y muchos más países empezaron a surgir movimientos de "tejedores urbanos" que con sus agujas y ovillos se apuntaron a este arte de engalanar sus espacios públicos.

Porque las lanas no son cosa de abuelas, y eso está más que demostrado, cada vez son más hombres y mujeres, jóvenes y viejos e incluso niños que se suman a esto de tejer. Si navegáis un poco por google podéis ver actividades, grupos, quedadas y sobre todo muchas fotos sobre algún que otro elemento de nuestras tristes y grises cuidades forrado de una colorida labor.

Pero no todo es poner guapa la ciudad, también sirve para reivindicar y protestar. Para pedir que cesen las guerras, para que respetemos las señales de tráfico, para que se creen escuelas, para que espacios  como viejas fábricas o edificios abandonados   puedan convertirse en lugares de cultura para la sociedad...




A mí me encanta pasear por la cuidad y ver algunos de estos elementos en algún balcón o algún árbol, eso quiere decir que la cuidad está viva, y que la gente que vive en ella no se conforma  con lo que hay, sino que está dispuesta a luchar por hacer de su espacio un lugar mejor.







 De momento yo he empezado por mi propia casa. Este verano decidí hacer de mi balcón un espacio colorido y ecológico  y aprendí unos puntos básicos de crochet para colaborar en la causa. Y el resultado es el que podéis comprobar, puede que no sea perfecto, pero os aseguro que ahora mi balcón es un lugar mejor.

Fotos de Google y de :
http://pinterest.com/
http://www.elrincondeltrasto.com/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST