domingo, 11 de agosto de 2013

Yarn bombing, bombardeos de hilo


Puede que muchos conozcáis el término Yarn Bombing  que es ni más ni menos que lo que dice el título de la entrada, bombardeos de hilo.


Y no es que se pongan a lanzar ovillos de lana a la gente como si no hubiera un mañana, sino un movimiento urbano como el del graffiti, que pretende llamar la atención sobre aspectos de la vida que nos rodea, eso sí, de forma mucho más ecológica, pues la lana no daña ni estropea sino más bien engalana.

Este arte callejero de lana nació en Holanda en 2004, para reivindicar que la lana no era cosa sólo de abuelas y que con unos cuantos toques de color y unos agujas se podía hacer de la frialdad de la cuidad algo mucho más acogedor y cálido y de forma ecológica. Rápidamente la idea cuajó, y en Alemania, EEUU, Canadá y muchos más países empezaron a surgir movimientos de "tejedores urbanos" que con sus agujas y ovillos se apuntaron a este arte de engalanar sus espacios públicos.

Porque las lanas no son cosa de abuelas, y eso está más que demostrado, cada vez son más hombres y mujeres, jóvenes y viejos e incluso niños que se suman a esto de tejer. Si navegáis un poco por google podéis ver actividades, grupos, quedadas y sobre todo muchas fotos sobre algún que otro elemento de nuestras tristes y grises cuidades forrado de una colorida labor.

Pero no todo es poner guapa la ciudad, también sirve para reivindicar y protestar. Para pedir que cesen las guerras, para que respetemos las señales de tráfico, para que se creen escuelas, para que espacios  como viejas fábricas o edificios abandonados   puedan convertirse en lugares de cultura para la sociedad...




A mí me encanta pasear por la cuidad y ver algunos de estos elementos en algún balcón o algún árbol, eso quiere decir que la cuidad está viva, y que la gente que vive en ella no se conforma  con lo que hay, sino que está dispuesta a luchar por hacer de su espacio un lugar mejor.







 De momento yo he empezado por mi propia casa. Este verano decidí hacer de mi balcón un espacio colorido y ecológico  y aprendí unos puntos básicos de crochet para colaborar en la causa. Y el resultado es el que podéis comprobar, puede que no sea perfecto, pero os aseguro que ahora mi balcón es un lugar mejor.

Fotos de Google y de :
http://pinterest.com/
http://www.elrincondeltrasto.com/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST