domingo, 8 de septiembre de 2013

Mis puzzles y El Atlas de las nubes

Mi afición por los puzzles ha sido una afición tardía. De pequeña los odiaba, no tenía la paciencia ni la curiosidad necesaria que se requería para ello y pensar que tenía que pasarme una o dos horas sentada intentando darle sentido a aquellas  piezas esparcidas por la mesa me sacaba de quicio.


galletas puzzle

No fue hasta que volví a hacerlos con mis propios hijos que empecé a encontrarle el gusto, hasta el punto que ellos empezaban conmigo y a los diez minutos se iban y yo me quedaba montando piezas durante horas.

No hay reglas para montar un puzzle, que yo sepa. Hay quien separa las piezas por colores, la mayoría montamos los bordes primero y luego vamos buscando algún referente familiar y lo situamos en la zona esperando encontrar la otra pieza que encaje y empiece a tomar forma.
El puzzle más grande del mundo

El puzzle más pequeño del mundo
Los únicos trucos son: paciencia, tiempo y una buena alfombra ( tapete de puzzles)  para guardarlos si te cansas para evitar que un pasatiempos agradable acabe convirtiéndose en una tortura.

Porque el ritmo lo pones tú, no se trata de competir a ver quien es más rápido, sino de disfrutar y descubrir los detalles que esconde cada pieza,  saborear lo que estás creando con tu esfuerzo y tu tiempo y disfrutarlo. tengo un puzzle a falta de un centenar de piezas esperando ese momento en que me decida a terminarlo y  que pronto llegará.

La mayor colección de puzzles del mundo, propiedad
 de Gina Lacuna, empresaria filipina.
¿Qué hacer con un puzzle cuando está completo? casi todo el mundo lo pega y lo enmarca, lo que supone una casa llena de ellos, o repartidos por las casas de la familia y los conocidos, quien sabe si alguien los vende... A mi me gusta admirarlos durante un rato y desmontarlos, porque lo efímero de la creación frente al esfuerzo que me ha supuesto montarlo es algo que me atrae mucho, valorar el camino, no el resultado.

Y si alguna pieza se pierde y se queda el puzzle incompleto no lo tires, siempre puedes utilizar las piezas para hacer alguna manualidad que puede quedar ingeniosa


.
 Como quería unir mi afición por los puzzles con mi pasión por el cine he elegido una película que para mí es un puzzle en sí misma. El Atlas de las Nubes. De los hermanos Wachowski y Tom Tykwer.


 No es una película fácil, como un puzzle  requiere del esfuerzo del espectador y de su paciencia, ofreciendo varias historias entrelazadas que durante la primera hora de metraje son escenas sueltas, sin sentido, como si de piezas de puzzle se tratase. Historias del pasado, el presente y el futuro, que te van mostrando hilos, y que interpretan los mismos actores por lo que si no estás atento puedes confundir unas con otras. No es una peli para los que aman el cine con inicio-trama-desenlace , sino más bien una película de sofá, para ver tranquilo, sin espectativas y dejarte llevar por cada una de las historias que te presenta.

 Si lo consigues y entras en ellas descubres una joya, en las que el amor, la solidaridad, el sacrificio personal, la rebeldía contra el sistema establecido  te atrapa.Y con cierto mensaje místico de reencarnación, donde te dice que la muerte es un comienzo.

Se rebela contra todo, el sexo, la religión, la política , los lobbys que dominan el mercado.
“Tienes que hacer lo que no puedes dejar de hacer”



A mí me pareció una película sublime una vez armado todo el puzzle, aunque las críticas han sido muy discretas, imagino que eso de hacer trabajar al espectador no es fácil ni para los profesionales del género crítico.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST