lunes, 27 de abril de 2015

Dormitorio "casi" nuevo en azul y rosa.

De nuevo una entrada de bricolaje sencillito que realizamos durante las vacaciones de Semana Santa. Hace un par de años mis hijos decidieron intercambiar los dormitorios por cuestión de espacio y luz, sus necesidades son diferentes. Los muebles y el color de los dormitorios eran los de antes del intercambio y mi hija llevaba tiempo reclamando unos cambios así que nos pusimos manos a la obra.


Las paredes estaban pintadas en un color verde menta que a ella no le gustaba demasiado y las tenía atiborradas de posters, las estanterías y los cajones de la cama eran en tonos verdes. así que fuimos a Leroy Merlín en busca de pintura nueva y unos vinilos, encontramos una ganga en cuestión de pinturas, unos botes de pintura Decora  descatalogada en color malva por 6€ cada uno y compramos dos.Después de quitar los posters y tapar los cientos de agujeros de grapas con aguaplast y el consiguiente lijado dimos dos manos de pintura. Ya solo con esto el cambio era considerable.

 Decidimos cambiar el color de algunas estanterías y elementos, pintamos una de ellas, reciclada de nuestro piso anterior, en blanco. Las escuadras y el perchero los pintamos en lila con pintura en spray, nos encantó el contraste con los colores de la pared.


 Las estanterías y cajones verdes los forramos con un vinilo adhesivo en color azul. Me gusta mucho como queda y es muy fácil de poner, nos hemos ahorrado de pintar la madera, y si en un futuro queremos recuperar los muebles en verde solo tenemos que quitar el vinilo y frotar con un poco de alcohol para quitar los restos de adhesivo y quedará como nuevo.
  Colocamos un cordón de luces led, de las que se usan en Navidad en lugar de una lamparilla de noche, os puedo asegurar que el efecto en la oscuridad es increíble. Para no tener que estar enchufando y desenchufando pusimos un enchufe con interruptor, es mucho más cómodo.


 Para terminar compramos una cortina barata en un chino, nos costó apenas diez euros, y le cosimos una franja en organza fucsia que sacamos de un chal que solo había usado una vez. Queda mucho más bonita que si solo fuera azul.
Con una esterilla de playa que ya teníamos, acolchada con un trozo de un viejo edredón, hicimos un rinconcito chill out para el balcón, muy cómodo, con unos cojines en fucsia, que era otro de los colores que  tenía protagonismo en la habitación.

Unos días antes tejí un cesto de trapillo para  la ropa  en degradados rosas que colocamos junto al espejo. Este es el resultado final, a nosotras nos gusta mucho, y el coste aproximado de toda la reforma, incluída la cortina y las luces no llega a 50€.

La silla queda pendiente de darle un nuevo aspecto pero eso será en una próxima ocasión.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST