lunes, 5 de octubre de 2015

Fabricando ambientadores caseros

Hace unos días leí por internet una manera sencilla de hacer ambientadores para los cajones de la ropa. No recuerdo exactamente donde lo leí, así que no puedo daros referencias, pero como la receta era muy fácil se me quedó en la memoria y he decidido experimentar.
Para ello sólo necestiaba 700ml de mi suavizante favorito y dos paquetes de gelatina neutra, de esa que usamos para cocinar.Así que compré un suavizante de Rosa mosqueta y dos paquetes de gelatina, que como lo compré en Mercadona son de la marca habitual de allí, pero sirve cualquier marca.

Preparé unos tupers y unos moldes, en este caso de los que se utilizan para hacer bombones y me puse manos a la obra. En realidad es sencillísimo de hacer, pones a remojar en agua fría la gelatina para que se ablande y tenga un aspecto flexible y gomoso, con cinco minutos es suficiente, escurres el agua y la reservas.

Pones el suavizante en una olla al fuego para que se caliente, sin hervir, solo nos interesa que se caliente lo suficiente para que se funda la gelatina. Vas añadiendo las hojas de gelatina hasta que estén todas completamente fundidas y viertes en suavizante tibio en los moldes que tienes preparados, aproximadamente entre 1 y 2 cm de grosor. Yo quise experimentar un poco más y me decidí a darle un poco de color para lo que utilicé colorante alimentario.

Como podeis ver ocurrió un pequeño desastre, al sacar la caja de las tintas me encontré la sorpresa de que la tinta azul estaba mal cerrada  y se había vertido, pero nada que un poco de lejía no elimine en un plis plas. (yo es que si no lío algún pequeño desastre parece que no estoy contenta).
 Decidí añadir un poco de tinta roja para los corazones y las flores.
Se supone que en un par o tres de horas ya estaría solidificado y listo para desmoldar pero yo decidí dejarlo toda la noche, al final por cuestiones domésticas no pude desmoldarlo hasta pasadas 24 horas, pero creo que fue mejor.

El desmoldado se ha de hacer con cuidado porque no deja de ser una gelatina que si no tienes cuidado se rompe. Desmoldar los corazones y las flores no fue tarea fácil, ya que la silicona del molde es un poco dura y costaba sacar los corazones completamente enteros, alguno que otro se dejó un trocito dentro del molde, pero el resultado final me pareció bastante aceptable. Los tupers fueron más fácil de desmoldar.Aún así la próxima vez creo que los cubriré con film de plástico y echaré encima la mezcla, para después solo tener que sacar el film con la mezcla sólida.


Con las placas  de los tupers decidí cortar en trocitos la de uno de ellos, y probar de cortar con moldes de galleta la del otro. Así tenía diferentes formas para probar diferentes maneras de utilizarlo.
Algunos de ellos, decidí ponerlos en bolsas de organza y reservarlos para regalarlos, otros los voy a utilizar como ambientador de tocador en una bandejilla o platito y otros los quiero meter en el armario y los cajones de la ropa.




 Como no tenía bolsas de tela para todos los cajones  improvisé con algo que quizás podía darme buen resultado, utilicé unos filtros de cafetera de papel. El papel es suficientemente duro, no se romperá aunque la gelatina sea ligeramente húmeda, además es bastante poroso, con lo cual  liberará el olor del suavizante. Si lo quieres más poroso puedes hacerle unos agujeros con algún alfiler. Até los filtros de café con un lazo, sin apretar excesivamente para que no quede hermético y los saquitos han quedado muy bien. Además puedes meter todos los sobrantes de los cortes que hagas con el molde de galleta.Otra opción es volver a calentar los sobrantes y crear una nueva placa para cortarla, pero yo preferí meterla en los saquitos.


La verdad es que cunde muchísimo , he guardado algunos trozos de los más bonitos en un tuper hermético para evitar que se resequen y voy a regalar unos cuantos
a mi familia y mis amigas, la próxima vez creo que con medio litro de suavizante tendré más que suficiente para ambientar la casa. Y os puedo asegurar que hoy toda mi casa huele a rosas.
Nos leemos pronto!


NOTA DE RE-EDICIÓN:
Me han comentado que podría ocurrir que después de un tiempo la gelatina tiende a  volverse líquida aunque a mí no me ocurrió. Por lo que os recomendaría que pusieseis unos algodones dentro de los saquitos para que en caso de que eso ocurriera se empapen y no se produzcan "fugas". Y por supuesto alejadlas del calor de estufas y radiadores.

Fotos: El rincón de los trastos


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST