lunes, 4 de enero de 2016

El cine de 2015, por Indieviduo

Vamos a ser honestos: 2015 no lo ha tenido nada fácil. Tomar el relevo de un año que nos brindó éxitos de crítica tan rotundos como Magical Girl, Birdman o Boyhood - y otros en los que no concuerdo tanto; a saber: Mommy, Whiplash o Interstellar - no es precisamente un paseo por el parque. Sin embargo, si de evaluar se tratase, el presente año ha progresado adecuadamente: aunque no se han alcanzado las cotas de genialidad de 2014, la variedad ofertada ha sido bastante notable, y se han podido vislumbrar atisbos de brillantez aquí y allá.

Negociador, de Borja Cobeaga, es una de las películas más injustamente olvidadas del año pasado (incluso por un servidor); también es la demostración de que hacer una comedia de calidad en España sigue siendo posible 

He decidido prescindir de la rígida estructura del top; en vez de eso, he hecho un breve resumen de lo que ha sido el año, repasando a algunas de las mejores películas del año y destacando tres, sobre las que me he explayado un poco más. Cabe destacar que estas tres películas no tienen por qué ser mi elección de las mejores del año, si no las que me parece que resultan más interesantes y jugosas a la hora de ser analizada.
Es menester, pues, comenzar nombrando la gran olvidada en este artículo. Hablamos de El club, del chileno Pablo Larraín, la que paradójicamente tiene todas las papeletas de ser la película del año. Un inquietante caleidoscopio digno del mejor Pasolini, una sátira mordaz que impacta y provoca risas incómodas a partes iguales, que, no obstante, resulta demasiado compleja de analizar tan brevemente.

El Club sitúa a Pablo Larraín en el panorama hispanoamericano como una voz mordaz, virtuosa y turbadora

También me gustaría recordar algunas de las propuestas más interesantes que nos ha ofrecido la acción de tintes retro en los últimos tiempos: si el año pasado consideraba que The Raid 2 era una magnífica demostración de que se podía hacer una película de acción seria, el retorno de la saga Mad Max con la divertidísima Fury Road deja ver que el contrapunto más desenfadado del género también goza de buena salud; sin embargo, todos sabéis que es otra "furia" la que ha hecho vibrar todos nuestros monitores este año. No hay nada que pueda decir sobre Kung Fury que no se haya dicho ya: con un sentido del humor intachable y un apartado artístico verdaderamente prodigioso, este pastiche ochentero es el mediometraje que más internautas ha conquistado este 2015.
Las últimas películas de las que me gustaría hablar antes de comenzar con el análisis más minucioso son Truman, una comedia dramática poco arriesgada pero muy efectiva que nos ofrece el mejor Darín que se ha visto nunca - y eso que entre sus producciones españolas y las argentinas le tenemos MUY visto -; ese tándem de la animación a caballo entre padres e hijos que conforman Del Revés y El chico y la bestia, el terror retorcido, ingenioso y endiabladamente estimulante de Shyamalan en La Visita; o la odisea neo-noir con aires a El gran Lebowski que P.T. Anderson ha firmado con su más que notable Puro Vicio.

Shyamalan firma con La visita su mejor película desde El bosque: un film auto-referencial en juego constante con el espectador

Sin embargo, con todo el respeto que me merecen todas y cada una de las películas nombradas hasta ahora, estas no son las propuestas más interesantes del año. Y es que, si en algo puede rivalizar 2015 con su predecesor, es a la hora de ofrecer espectáculos que tienen algo de dantesco o de inquietante, pero que resultan de una originalidad inusitada.

3. TUSK
El primero de esos espectáculos es la nueva película del outsider que ha dirigido joyitas como Clerks o Red State: Kevin Smith. Se dijo de él que, mientras escribía su anterior película, cuando llegaba a un punto en que sabía qué iba a venir a continuación, partía de cero y comenzaba a escribir desde un punto diferente. Lo inesperado parece cobrar cada vez más fuerza en el cine del de Nueva Jersey, y es por eso que en este análisis no voy a dar ningún detalle argumental acerca del film. Recomiendo encarecidamente al lector que no se informe demasiado acerca de Tusk si le interesa verla - incluso el tráiler revela demasiado para mi gusto -, pues es una película que se basa, en gran parte, en lo tremendamente impactante de su premisa, que consigue aunar lo absurdo con lo perturbador, y que alcanza cotas de surrealismo jamás vistas en Occidente desde la era dorada Cronenberg.



2. ANOMALISA
Charlie Kaufman es un individuo peculiar. La manera que tiene de plasmar el mundo que le rodea en sus guiones - y desde hace relativamente poco, en sus films - puede que sea, exceptuando algún film de Woody Allen, lo más cerca que ha estado el mainstream americano del posmodernismo cinematográfico. El escritor de guiones tan brillantes como ¡Olvídate de mí!  o Adaptation, y realizador de Synecdoche, New York (film extraño, complejo y deprimente dónde los haya) nos sorprende esta vez con una película de animación que, si bien menos ambiciosa que sus trabajos pasados, conserva intacto el afán por sorprender y extrañar al espectador y goza de una sensibilidad especial - tanto en sus puntos cómicos como en los dramáticos -. La ambientación resulta completamente atrapante, los diálogos están llenos de chispa y naturalidad, el sentido del humor es a la misma vez retorcido y nada cínico... poco se le puede achacar a Anomalisa, excepto un final algo precipitado que choca con lo pausado y meditativo de la primera parte. Atención, espectadores: estamos ante la escena de cama más memorable del año, sin duda alguna.


1. LANGOSTA (THE LOBSTER)
Para aquellos que no estén familiarizados con la obra del cineasta griego Yorgos Lanthimos, hay que aclarar que sus films son extrañamiento conceptual, sátira negrísima y seca, y una atención casi obsesiva al encuadre en todo momento. Un servidor es un fan acérrimo de ese ensayo meta referencial heredero de Foucault que es Canino, por lo que no puede ser demasiado objetivo con Langosta. Lanthimos no siente vergüenza ninguna al reutilizar todos los recursos que le funcionaron en el pasado otra vez, lo que ha dividido la crítica nacional. Sin embargo, a pesar de la desfachatez del griego, hay que decir que la jugada le sale perfecta: aunque aquí su tesis resulta más diáfana y menos profunda que aquella en Canino, su sentido del humor heredero de Kaurismaki sigue siendo tan cruel e ingenioso como siempre. La fotografía mantiene las cotas de excelencia de su predecesora, abandonando sin embargo su minimalismo para apostar por un enfoque mastodóntico con ecos a Peter Greenaway o Stanley Kubrick que le sienta de fábula - a destacar algunas secuencias a cámara lenta que resultan una absoluta delicia audiovisual -. Es quizá en este enfoque más ambicioso donde, sin que Lanthimos cometa ningún error, no consigo empatizar como con otras obras suyas: le ocurre un poco como a Tarantino, que cuando demostró que podía hacer una obra maestra con un hangar abandonado, cinco actores principales y un macguffin como una casa, todo le quedaba demasiado grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

PINTEREST