Mostrando entradas con la etiqueta cosplays. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cosplays. Mostrar todas las entradas

viernes, 3 de mayo de 2013

Cosplay de Kuroko no basket


Mis hijos son muy aficionados al cosplay de manga-anime. Para el que no sepa que es esa palabra tan rara un Cosplay es una caracterización fidedigna de un personaje de ficción, generalmente, aunque en ocasiones tambien hay cosplays de personajes reales. Se diferencia de un disfraz porque un disfraz es más genérico mientras que el cosplay imita al detalle al personaje.


Por ejemplo: Si te disfrazas de pirata, te sirve un parche en el ojo, una calavera con unas tibias en alguna parte del disfraz, un pañuelo en la cabeza y una espada. Pero si te disfrazas de Jack Sparrow imitas lo más fiel que puedas la ropa de Jack, con sus trenzas en la barba, sus ojos pintados y hasta sus andares. Eso es un cosplay. Muchos cosplayers escenifican situaciones de las películas o series donde sale su personaje.




El último cosplay que hemos hecho para los últimos eventos ha sido todo un reto. El personaje es Tetsuya Kuroko, del manga Kuroko No Basket.









El
personaje es un adolescente que juega en el equipo de baloncesto de la escuela secundaria Seirin, y a pesar de que en apariencia es un jugador pequeño, lento y  con poco talento en la cancha se transforma, se vuelve perspicaz, rápido y casi "invisible".

El cosplay completo consta de dos equipaciones de basket, una blanca y otra negra y el chandal. Como curiosidad os diré que gasté 30 metros de cinta de bies roja. El nombre y número de la equipación lo hicimos con parches de rodillera termofijabes y para eso tuvimos que comprar muchas rodilleras. Pero el cosplay quedó bastante bien y le hicieron muchas fotografías en los eventos.

Fotos de El rincón de los trastos y
 Carla Ortega. http://little-tuti.deviantart.com/


lunes, 13 de agosto de 2012

De tal palo,.. tal niño friki





Si algo hace que un padre se sienta orgulloso son sus retoños, y si además ese  padre es un friki rematado con más razón por que vuelca en el niño todos sus  anhelos y esperanzas de que el pequeño acabe heredando su  legado friki convirtiéndolo en su particular monstruo de Frankenstein. Todos lo hemos hecho y así seguirá siendo hasta el final de los tiempos. Pero es que son tan adorables, tan frágiles que nos sentimos tentados de convertirlos en nuestros muñecos doomies y  además con el pecho hinchado de orgullo, porque si nosotros somos frikis nuestro niño más.  Puede que cuando crezcan y se vean sufran  traumas insuperables, pero  ¿Y lo que nosotros hemos disfrutado? Si el trabajo se ha hecho bien, os aseguro que  en su etapa  de adolescencia os lo agradecerán, porque habréis hecho de ellos unos frikis de pro, y si no... al menos se ha intentado.
  Espero que os guste la galería que os  he preparado. No son todos , porque parece ser que los padres frikis somos legión.








PINTEREST