Mostrando entradas con la etiqueta manualidades. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta manualidades. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de febrero de 2015

Ojo al parche!

Cuando pensamos en parches en el ojo nuestra imaginación suele viajar a islas con tesoros y a piratas patapalos, es un clásico. Un pirata no es un pirata sin un buen parche y una jarra de grog en la mano que no lleva el garfio, a no ser que sea Jack Sparrow, que ni lleva parche ni le hace falta con esos ojazos.

viernes, 27 de diciembre de 2013

El árbol en la pared


Hace muchos, muchísimos días que tengo esta entrada pendiente. Es que este año tendréis qu perdonarme pero no tengo tiempo de nada y el poco tiempo que me sobra se lo dedico a la página de facebook. Al final se han pasado la mitad de las fiestas y yo con el trastero patas arriba y a medio adornar.

domingo, 20 de octubre de 2013

Plants Vs zombies amigurumis



Si sois lectores  asiduos de este blog sabréis que soy
 una fan empedernida de Plants Vs Zombies y que me encanta la lana, que estoy haciendo mis pinitos en el mundillo del crochet cuando el tiempo libre me lo permite.








¿Y que pasa cuando se une todo eso? El mejunje perfecto. Amugurumis de Plants Vs Zombies. Muy apropiados para estas fechas. Yo todavía no he empezado pero no descarto ponerme a
la tarea, y es que son una maravilla.




 Aquí una selección que he encontrado navegando en Google, espero que os guste!


















Faltan algunos que no he encontrado, me hubiera gustado tener el zombie gigante con su bebé, el zombie de la escalera y el excavador. He encontrado al zombie de fútbol americano en versión fofucho, y me ha parecido tan gracioso que también lo voy a incluir




Fotos de Google y de:

domingo, 8 de septiembre de 2013

Mis puzzles y El Atlas de las nubes

Mi afición por los puzzles ha sido una afición tardía. De pequeña los odiaba, no tenía la paciencia ni la curiosidad necesaria que se requería para ello y pensar que tenía que pasarme una o dos horas sentada intentando darle sentido a aquellas  piezas esparcidas por la mesa me sacaba de quicio.


galletas puzzle

No fue hasta que volví a hacerlos con mis propios hijos que empecé a encontrarle el gusto, hasta el punto que ellos empezaban conmigo y a los diez minutos se iban y yo me quedaba montando piezas durante horas.

No hay reglas para montar un puzzle, que yo sepa. Hay quien separa las piezas por colores, la mayoría montamos los bordes primero y luego vamos buscando algún referente familiar y lo situamos en la zona esperando encontrar la otra pieza que encaje y empiece a tomar forma.
El puzzle más grande del mundo

El puzzle más pequeño del mundo
Los únicos trucos son: paciencia, tiempo y una buena alfombra ( tapete de puzzles)  para guardarlos si te cansas para evitar que un pasatiempos agradable acabe convirtiéndose en una tortura.

Porque el ritmo lo pones tú, no se trata de competir a ver quien es más rápido, sino de disfrutar y descubrir los detalles que esconde cada pieza,  saborear lo que estás creando con tu esfuerzo y tu tiempo y disfrutarlo. tengo un puzzle a falta de un centenar de piezas esperando ese momento en que me decida a terminarlo y  que pronto llegará.

La mayor colección de puzzles del mundo, propiedad
 de Gina Lacuna, empresaria filipina.
¿Qué hacer con un puzzle cuando está completo? casi todo el mundo lo pega y lo enmarca, lo que supone una casa llena de ellos, o repartidos por las casas de la familia y los conocidos, quien sabe si alguien los vende... A mi me gusta admirarlos durante un rato y desmontarlos, porque lo efímero de la creación frente al esfuerzo que me ha supuesto montarlo es algo que me atrae mucho, valorar el camino, no el resultado.

Y si alguna pieza se pierde y se queda el puzzle incompleto no lo tires, siempre puedes utilizar las piezas para hacer alguna manualidad que puede quedar ingeniosa


.
 Como quería unir mi afición por los puzzles con mi pasión por el cine he elegido una película que para mí es un puzzle en sí misma. El Atlas de las Nubes. De los hermanos Wachowski y Tom Tykwer.


 No es una película fácil, como un puzzle  requiere del esfuerzo del espectador y de su paciencia, ofreciendo varias historias entrelazadas que durante la primera hora de metraje son escenas sueltas, sin sentido, como si de piezas de puzzle se tratase. Historias del pasado, el presente y el futuro, que te van mostrando hilos, y que interpretan los mismos actores por lo que si no estás atento puedes confundir unas con otras. No es una peli para los que aman el cine con inicio-trama-desenlace , sino más bien una película de sofá, para ver tranquilo, sin espectativas y dejarte llevar por cada una de las historias que te presenta.

 Si lo consigues y entras en ellas descubres una joya, en las que el amor, la solidaridad, el sacrificio personal, la rebeldía contra el sistema establecido  te atrapa.Y con cierto mensaje místico de reencarnación, donde te dice que la muerte es un comienzo.

Se rebela contra todo, el sexo, la religión, la política , los lobbys que dominan el mercado.
“Tienes que hacer lo que no puedes dejar de hacer”



A mí me pareció una película sublime una vez armado todo el puzzle, aunque las críticas han sido muy discretas, imagino que eso de hacer trabajar al espectador no es fácil ni para los profesionales del género crítico.

domingo, 11 de agosto de 2013

Yarn bombing, bombardeos de hilo


Puede que muchos conozcáis el término Yarn Bombing  que es ni más ni menos que lo que dice el título de la entrada, bombardeos de hilo.


Y no es que se pongan a lanzar ovillos de lana a la gente como si no hubiera un mañana, sino un movimiento urbano como el del graffiti, que pretende llamar la atención sobre aspectos de la vida que nos rodea, eso sí, de forma mucho más ecológica, pues la lana no daña ni estropea sino más bien engalana.

Este arte callejero de lana nació en Holanda en 2004, para reivindicar que la lana no era cosa sólo de abuelas y que con unos cuantos toques de color y unos agujas se podía hacer de la frialdad de la cuidad algo mucho más acogedor y cálido y de forma ecológica. Rápidamente la idea cuajó, y en Alemania, EEUU, Canadá y muchos más países empezaron a surgir movimientos de "tejedores urbanos" que con sus agujas y ovillos se apuntaron a este arte de engalanar sus espacios públicos.

Porque las lanas no son cosa de abuelas, y eso está más que demostrado, cada vez son más hombres y mujeres, jóvenes y viejos e incluso niños que se suman a esto de tejer. Si navegáis un poco por google podéis ver actividades, grupos, quedadas y sobre todo muchas fotos sobre algún que otro elemento de nuestras tristes y grises cuidades forrado de una colorida labor.

Pero no todo es poner guapa la ciudad, también sirve para reivindicar y protestar. Para pedir que cesen las guerras, para que respetemos las señales de tráfico, para que se creen escuelas, para que espacios  como viejas fábricas o edificios abandonados   puedan convertirse en lugares de cultura para la sociedad...




A mí me encanta pasear por la cuidad y ver algunos de estos elementos en algún balcón o algún árbol, eso quiere decir que la cuidad está viva, y que la gente que vive en ella no se conforma  con lo que hay, sino que está dispuesta a luchar por hacer de su espacio un lugar mejor.







 De momento yo he empezado por mi propia casa. Este verano decidí hacer de mi balcón un espacio colorido y ecológico  y aprendí unos puntos básicos de crochet para colaborar en la causa. Y el resultado es el que podéis comprobar, puede que no sea perfecto, pero os aseguro que ahora mi balcón es un lugar mejor.

Fotos de Google y de :
http://pinterest.com/
http://www.elrincondeltrasto.com/

lunes, 10 de junio de 2013

Sexy crochet


Quedaron atrás los tiempos en los que la labor de ganchillo era algo de abuelas. Si algo bueno ha traído la maldita crisis es que la gente se ha lanzado a la aventura del DIY (do it yourself) que traducido quiere decir, haztelo tu mismo.
 Y una de las manualidades más realizadas  hoy en día es el crochet.
Claro que si pensamos en unas bragas de ganchillo, la mente se nos va otra vez a la abuela y nos imaginamos unas gigantescas enaguas llenas de lazos y puntillas. Pues os voy a demostrar que no es así. El crochet puede ser de lo más sexy, y aquí os dejo unas cuantas muestras.

Lo más curioso es que casi todas ellas están tejidas con métodos tradicionales de Koniakov un pueblo que durante el siglo XVI y posteriores se dedicaba al pastoreo.
 Cuando el pastoreo entró en declive a mediados del XIX  el pueblo quedó casi abandonado por culpa de la emigración. Décadas después el pueblo resurgió gracias al turismo y hoy en día es una de las zonas turísticas más famosas del país, una de sus ofertas principales es su artesanía de labores,  creando maravillas como estas.
Si queréis ver el catálogo  completo entrad en koniakov.com.
 Y ahora decidme sinceramente ¿no veis las bragas de ganchillo con otros ojos? Pues venga, animaros a tejer!


Fotos e informacion:



PINTEREST