Mostrando entradas con la etiqueta trucos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta trucos. Mostrar todas las entradas

jueves, 12 de septiembre de 2013

Renovando un cesto y un sillón de mimbre


Hace mucho tiempo que tenía pendiente de hacer este "apaño" . Mi cesto de la ropa estaba penoso y el sillón de mimbre se veía feísimo. La solución fácil hubiera sido tirarlos y sustituirlos por otros. Pero lo fácil no me interesa, soy una sufridora, así que por fin llegó el día en que decidí meter mano al remiendo

Los materiales los tenía a mano, exceptuando el spray de pintura. Utilicé cuatro círculos de cartón que saqué de unos embalajes de Ikea, con la medida de la tapa del cesto, el muletón de una vieja funda de plancha, unos retales de sábana verde que me sobraron de la funda nórdica y unos trozos de loneta para stores que me dio mi hermana.



  Corté el muletón de la vieja funda de plancha y lo uní con tres de los círculos con grapas creando una base dura pero ligeramente acolchada y reservé el cuarto.Corté la tela en círculo dándole un margen de ocho centímetros para poder rizarlo un poco y que me dejara unos centímetros en la parte de abajo del círculo.
Para rizarlo hay que dar un pespunte largo a un centímetro y medio del borde de la tela, luego tiras del  hilo  de la canilla(el que te queda en la parte de abajo) y la tela se va rizando practicamente sola . La base de arriba debía quedar bastante tensa así que ricé bien por abajo, una vez hecho esto le di unos puntos de silicona  caliente con la pistola para evitar que se me moviera.

El circulo que quedaba es para que encaje en el cesto, y tiene que ser cinco centímetros más pequeño. La operación es la misma un poco de acolchado con el muletón, un poco de margen para que quede rizado por abajo, unos puntos de silicona y listo. Cuando ya tienes los dos círculos solo tienes que pegar uno sobre otro con silicona, y presionar para que se pegue bien, dejaremos una zona sin pegar de unos cinco centímetros en cada lado en la que luego insertaremos las tiras para las trabillas. Ya tenemos la tapa del cesto.

Para la funda medí bien el cesto y corté la tela verde unos centímetros más corta, esto es, si el cesto mide 60cm la tela verde era de 50, porque me interesaba que la parte que se viera por fuera era la "bonita". Como la tela verde eran trozos tuve que hacer varias costuras pero no importa porque dentro del cesto se ve pulido,Y luego cosí una tira de 50cm  de loneta para stores que es  la parte visible.Le puse unas cintas   en el hueco de 5 cm de cada lado que había dejado sin pegar y las fijé bien con silicona caliente a la tapa,   para poder sujetar la tapa.y unas trabillas en la parte de la tela que hace dobladillo sobre el cesto para poder sujetarlas. Las cintas llevan unos trozos de velcro para que se queden sujetas cuando las pasas por las trabillas. Cuando quiero abrir el cesto solo tengo que sacar la cinta de su trabilla, y mientras no lo necesito la tapa queda siempre sujeta. Al principio pensé ponerle un asa, pero eso me creaba un relieve, y al final opté por no ponérsela. Así puedo utilizar la tapa del cesto como mesilla auxiliar que para poner el cestillo de labores me va perfecta.


Una vez hecha la funda sólo hay que proceder a la limpieza y pintura de los elementos de mimbre. Lavé bien el cesto y el sillón con un cepillo para quitar todo el polvo que pudiera tener entre los mimbres y lo dejé secar. Después le di una lijado con una esponja de lija de grano medio y retiré el polvillo con una bayeta húmeda ( si queréis se puede utilizar un aspirador). Y había llegado el momento de la pintura en spray. Os recomiendo usar una mascarilla para pintar con spray, yo tardé un rato en ponérmela y tuve una buena irritación de garganta, para la próxima no se me olvidará.


 La pintura en spray es fácil de poner y es muy cubriente, tienes que pintar a unos 30 cm  y siguiendo las rayas del mimbre para que se cubra bien, seca bastante rápido o sea que en una tarde pude dar dos manos a cada pieza.
 Y este es el resultado final,  unos cojines para el sillón con algunos trozos que me habían sobrado de la loneta y una camiseta que ya  no usaba pero que estaba en muy buen estado y  ahora tengo un rincón perfecto para tejer mis "amigumonstrus". Puede que no sea perfecto, pero a mí me encanta!



P.D: Creo que le daré una capa de barniz mate para que se fije la pintura y sea más duradero.

Fotos de : El rincón de los trastos.

domingo, 2 de septiembre de 2012

GRATIS TOTAL II la secuela

Y llegó septiembre, con su vuelta al cole, su subida del IVA ,  el riesgo y su prima ( y toda la familia de la prima también) después de un veranito de sol y playa (yupi) ahora toca afrontar la CUESTA con mayúsculas. Porque todo nos va a salir un poco más caro, y como no nadamos en piscinas de oro como el tío Gilito, ni tenemos pupilas con símbolo de dolar como en los dibujos ni tenemos el cuerno de la abundancia metido  debajo de la cama nos toca apretarnos el cinturón. Yo llevo días estrujándome los sesos a ver como puedo ahorrar unos eurillos en las compras y he encontrado algunas soluciones. Espero que os ayuden: 

¿Quien no ha ido al Ikea, ha cogido un metro, una hoja para apuntar y un puñadito de lápices prestado? claro, coges dos o tres por si se les rompe la punta y luego a la salida te olvidas de devolverlo (guiño, guiño, codazo,codazo), y pasa a ser parte del fondo del bolso hasta el día que toca hacer vaciado. Pues con tres o cuatro de estos lápices bien racionados tu hijo puede escribir en el cole perfectamente y eso que te ahorras. Si utilizas forro de aironfix del que te sobre de los libros para forrar el metro le das consistencia y también te puede servir a modo de regla.


 Los que tenéis niños ya sabéis lo que es el mundo Plastidecor o Crayon, lápices de cera que se van rompiendo y se van acumulando en alguna caja hasta que hartos de acumular pedacitos los acabas tirando. Pues no. En lugar de tirarlos te propongo que los clasifiques por color o gamas. Los metas en unos moldes de horno para galletas y los fundas durante 20 minutos a 180º cuando se enfríen solo tienes que desmoldarlos y listos para pintar.
Mejor trabajar con moldes pequeños y si no tienes moldes siempre te los puedes fabricar de papel de aluminio. Además para regalar o como objeto de decoración quedan chulísimos.
 Y si necesitas un plumier y no tienes, a ver que te parece esta idea. Coge un tuvo de dentífrico vacío,córtalo de forma vertical como ves en la foto. Lávalo y sécalo con cuidado pega el tapón con Loctite o cola blanca, cose una cremallera en el corte vertical y listo! 

Si además tu hijo se lleva fiambrera para el bocata al cole a lo mejor esta idea también te sirve. Coge dos botellas de refresco  grandes vacías, corta la parte de abajo. Cóseles una cremallera y ya tienes una fiambrera para panecillo redondo la mar de maja. Así guardamos el papel de aluminio para los usos imprescindibles y enseñamos a los niños que la "basura" a veces tiene un segundo uso.


Fotos extraídas de Google, 

PINTEREST